Blogia
Comunidad de la Esperanza

Un cuento africano

                                               EL ÁRBOL

 

 

Jesús es para mí como un árbol” suelta Magdalena, una abuela africana, a bocajarro. “¿Cómo es eso? Cuentamelo”. Le pregunté curioso.

“Bueno,- dudó-, El tiene las raíces profundas; por eso no le falta nunca el agua y da buena sombra. Nunca pierde las hojas y da gusto quedarse sentado a su lado. Se está fresca y en paz. Te puedes apoyar en él con familiaridad ; no te va a echar de su lado y hay sitio para todos. La tormenta no lo rompe ; su madera aguanta el temporal. Sus frutos son más dulces y exquisitos que los del mercado, y, además, son gratis.”

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Aragon -

Buena historia Miguel. Sabemos que tenemos un buen árbol en el que refugiarnos pero seguimos buscando arbustos que no nos cubren. ¿porqué será?
Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres