Blogia

Comunidad de la Esperanza

La mujer que devolvía las estrellas al océano

Bajo los zarpazos de una tormenta formidable el océano se agigantó y durante toda la noche estuvo estrellando su furia contra la playa. Olas de más de cuatro metros arrojaron sus entrañas de caracolas, peces, algas y mil otros elementos.

Cuando al amanecer se calmó la tormenta, la playa estaba totalmente cubierta de estrellas de mar, que palpitaban levemente a la luz tibia de la mañana. Una caminante madrugadora empezó a devolverlas al océano en una empresa que, de antemano, parecía condenada al fracaso dada la enorme cantidad de estrellas en la arena.

-Buenos días, señora –le dijo un turista que la miraba con asombro-. ¿Puede usted decirme qué es lo que está haciendo?

-Devuelvo estas estrellas de mar al océano. Si no las devuelvo pronto, morirán por la falta de oxígeno.

-Pero, ¿no le parece inútil y descabellado su esfuerzo? Hay millones de ellas y es imposible agarrarlas a todas. Además, posiblemente haya cientos de playas cubiertas también de estrellas de mar que irremediablemente van a morir. ¿No se da cuenta que no cambia nada?

La mujer sonrió dulcemente, se agachó, agarró otra estrella de mar y antes de arrojarla al agua dijo:
-¡Para ésta sí cambió algo!



PUNTOS DE LUZ PARA ESTA SEMANA:

Es cierto que no podemos cambiar la mala suerte y la injusticia de muchos. A pesar de nuestro esfuerzo, millones de personas seguirán sufriendo, pero ello no puede ser una excusa para que no nos entreguemos con entusiasmo a disminuir, aunque sea sólo un poquito, el sufrimiento del mundo. No salvaremos a todos, pero sería imperdonable perder a los que pudimos salvar.

** Frase para recordar: “Necesitamos de jóvenes capaces de creer y crear”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

En lo profundo

En lo profundo
no hay nada que no sea sorprendente.
Y sin embargo
bajamos tan a poco, y pocas veces.

Acomodamos
el pulso a la presión de la rutina.
Nos distanciamos
del fondo y del origen de los días…
… y no bajamos, y no bajamos, y no bajamos.

Nos olvidamos del sentido de la Vida,
del propio barro, del primer atardecer…
Y amontonamos un sinfín de tonterías,
buscando en lo que creer.

En lo profundo
no hay nadie que no sea diferente,
pero a menudo
mostramos sólo aquello que no duele.

Desdibujados
detrás de multitud de vanidades…
Tristes, sin sueños,
ajenos al Amor… superficiales.
…y no bajamos, y no bajamos, y no bajamos.

Nos olvidamos del sentido de la Vida,
del propio barro, del primer atardecer...
Y amontonamos un sinfín de tonterías,
buscando en lo que creer.

En lo profundo
no hay nada que no sea sorprendente…

SUBIDA AL CARMELO

«Por aquí ya no hay camino».
¿Hasta dónde no lo habrá?
Si no tenemos su vino
¿la chicha no servirá?

¿Llegarán a ver el día
cuantos con nosotros van?
¿Cómo haremos compañía
si no tenemos ni pan?

¿Por dónde iréis hasta el cielo
si por la tierra no vais?
¿Para quién vais al Carmelo,
si subís y no bajáis?

¿Sanarán viejas heridas
las alcuzas de la ley?
¿Son banderas o son vidas
las batallas de este Rey?

¿Es la curia o es la calle
donde grana la misión?
Si dejáis que el Viento calle
¿qué oiréis en la oración?

Si no oís la Voz del Viento
¿qué palabra llevaréis?
¿Qué daréis por sacramento
si no os dais en lo que deis?

Si cedéis ante el Imperio
la Esperanza y la Verdad
¿quién proclamará el misterio
de la entera Libertad?

Si el Señor es Pan y Vino
y el Camino por do andáis,
si «al andar se hace camino»
¿qué caminos esperáis?

VOY A PASAR LA VIDA

Voy a pasar la vida

más o menos inútil,
más o menos poeta.
No habré sido magnate ni gerente de lucros,
ni albañil o mecánico.
Habré plantado unos contados árboles
y habré escrito unos libros,
muchas cartas,
hojas hijos al viento.

Procura que la Gracia y la Ternura
llenen de vino nuevo ...
tu ánfora de barro.
Dios mide a su manera la eficacia.
Ama a todos los hijos de los hombres.
Di tus palabras como las semillas
que mueren pero brotan.
Haz de tu corazón
un ambulante hogar desatrancado,
una lona de circo bullanguero.
Deja las digitales de tus pies peregrinos
como besos en llama solidaria
sobre la carne de la Madre Tierra.
Posa tus ojos, tibios ya de ocaso,
como lumbres de aceite, acurrucadas
en la vigilia universal del Tiempo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ORACION


“Alegraos siempre en el
Señor; os lo repito, alegraos. Que vuestra comprensión
sea patente a todos los hombres. El Señor está cerca”
(Filipenses, 4, 4-5)

“¿Está triste alguno de vosotros? Que ore” (Santiago, 5, 13).

UNA ORACION SENCILLA 

Dame, Señor, un poco de sol, algo de trabajo y un
poco de alegría.
Dame el pan de cada día,un poco de mantequilla,una
buena digestión y algo para digerir.
Dame una manera de ser que ignore el aburrimien-
to, los lamentos y los suspiros.
No permitas que me preocupe demasiado por esta
cosa embarazosa que soy yo.
Dame,Señor,la dosis de humor suficiente como para
encontrar la felicidad en esta vida y ser provechoso a los
demás
Que siempre haya en mis labios una canción, una
poesía o una historia para distraerme…
Amen

COMUNIDAD DE LA ESPERANZA

Somo a Comunidad de la Esperanza (MAC) y este es un sitio que hemos creado para acercarnos un poco mas.

Un sitio donde podemos contar lo que queramos y orar unos por otros. Un lugar de encuentro, de compartir.

Paz y Amor

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres