Blogia

Comunidad de la Esperanza

Programación de Febrero

En este mes de Febrero nos vemos los siguientes dias:

- Viernes 4 de Febrero a las 9 de la noche en Dos Hermanas

- Viernes 11 de Febrero a las 9 de la noche en Bonaire (Formación Vicente Morales). Se cancela para el proximo mes.

- Viernes 18 de Febrero a las 9 de la noche en Dos Hermanas

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Noches de boda (J. Sabina)

Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas,
Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.
Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana
Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.
Que las verdades no tengan complejos,
que las mentiras parezcan mentira,
que no te den la razón los espejos,
que te aproveche mirar lo que miras.
Que no se ocupe de tí el desamparo,
que cada cena sea tu última cena,
que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena.
Que no te compren por menos de nada,
que no te vendan amor sin espinas,
que no te duerman con cuentos de hadas,
que no te cierren el bar de la esquina.
Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.
Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas,
Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.
Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana
Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.
Que las verdades no tengan complejos,
que las mentiras parezcan mentira,
que no te den la razón los espejos,
que te aproveche mirar lo que miras.
Que no se ocupe de tí el desamparo,
que cada cena sea tu última cena,
que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena.
Que no te compren por menos de nada,
que no te vendan amor sin espinas,
que no te duerman con cuentos de hadas,
que no te cierren el bar de la esquina.
Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.

UN DIA EN LA VIDA DE D. BOSCO

Como era un día en la vida de San Juan Bosco: Año

1876.

Entresacamos para nuestros lectores los principales párrafos de un artículo que fue

premiado por la Academia Francesa del salesiano contemporáneo de Don Bosco: P.

Aufray.

Dan las cuatro y media en la Iglesia de María Auxiliadora. Una ventana se ilumina allá

en el segundo piso, mientras todo lo demás permanece a oscuras: Don Bosco ya está de

pie. Desde el año que se ordenó de sacerdote, hizo este propósito: "solamente

descansaré cinco horas cada noche". Y lo ha cumplido exactamente. Gracias a la

brevedad de su sueño y a su inmensa capacidad de trabajo, ha trabajado más de dieciséis

horas cada día para el Reino de Dios. Ha escrito más de cien obras y ha llenado el

mundo con obras buenas a favor de los pobres. Él sabe que nadie ha llegado al éxito

trabajando sólo ocho horas diarias. Él trabaja las ocho horas pero multiplicándolas por

dos y añadiendo otras dos o más. Y así lleva casi medio siglo desgastándose por Cristo

y por la Iglesia.

Son las cinco. Don Bosco reza. Desde hace varios años el Papa lo dispensó del

breviario porque ha perdido ya un ojo y el otro le arde mucho. El Pontífice le ha dicho:

"Únete de alguna otra manera a la Iglesia orante". Y eso es lo que hace: arrodillado, con

las manos juntas, los ojos cerrados, inmóvil, entregado a Dios. Le da gracias. Pide

perdón para sí y para otros, Y ruega por las necesidades propias y por la de tantas

personas que le han pedido un recuerdo en la oración. Está acumulando energías en su

alma para verterlas después en las personas que vengan en busca de luz o de consuelo.

Durante una hora o más permanece así, entregado al amor de Dios y de su Santísima

Madre.

La oración mueve a la acción. Un poco después de las seis ya está en su mesa de

trabajo. Traza programas de acción para sus salesianos, redacta nuevos proyectos de

obras apostólicas para enviar a la Santa Sede, corrige los borradores de nuevos libros

que va a publicar, prepara sermones que tiene que predicar, escribe ideas luminosas...

Las siete y media. Los alumnos se dirigen a la Iglesia. Don Bosco los precede para

esperarlos en el confesionario. Ha confesado día tras día durante muchos años. El día de

su Primera Misa pidió al Señor que le diera la eficacia de la palabra, y Dios le concedió

su petición. Es difícil que alguno de los penitentes permanezcan insensibles ante sus

consejos. Un reclinatorio a cada lado. Don Bosco en el medio, y la frente del penitente

sobre los hombros del santo. Cada mañana son unos cincuenta los que se confiesan,

excepto en las vísperas de fiestas que son varios centenares.

Terminada la confesión de los muchachos, Don Bosco se prepara unos minutos y luego

celebra la Santa Misa. La dice con fervor, sin demasiada lentitud pero pronunciando

muy bien las palabras y haciendo cuidadosamente las ceremonias. El mundo entero

desaparece para él, y sólo le interesa hablar con Dios que desciende al altar en forma de

Hostia y de Vino. La gente nota la extraordinaria piedad con la que celebra. A veces

llora de emoción.

-¿Quién es ese sacerdote que celebra tan bien la misa? –preguntan las personas que no

lo conocen- ¡debe ser un santo!.

Cuando termina su misa ya son cerca de las nueve. Los alumnos están ya en pleno

recreo. Tan pronto aparece en el patio corren hacia él. Todos desean el lugar más

próximo al Padre. Le besan la mano en señal de cariño y escuchan con gran atención lo

que les dice. Lentamente atraviesa el patio. Él va diciendo a cada uno una palabrita

cariñosa.

Un pedacito de pan, un poco de achicoria, algo que parece café, pero fuera del nombre

no tiene casi nada más, y Don Bosco queda preparado para seguir trabajando toda la

mañana.

Son las nueve y cuarto. Don Bosco se dirige a su Oficina. Qué cantidad de gente que lo

está aguardando para hablar con él.: ahora empieza el suplicio de las audiencias. La

prensa habla de sus milagros, de sus visiones, de su especial santidad.

Don Bosco sufre mucho estando sentado. Le duelen mucho las piernas y la espalda.

Pero a nadie le demuestra que sufre.

Día tras día desfila la gente. Treinta o más personas cada mañana vienen a consultarles

sus problemas, a solicitar consejo, a exponerle sus dudas, a pedir un milagro. Una

madre que tiene el hogar destruido. Un hombre que no es capaz de dominar sus vicios,

un joven que no sabe que carrera seguir, una pobre familia con un enfermo incurable, un

desesperado al borde del suicidio, un escrupuloso atormentado por sus dudas, un

sacerdote que le pide que vaya a su pueblo a predicar, un acreedor que le viene a

recordar que le debe todo lo que los alumnos le han comido por un mes, etc. , etc.

"Don Bosco" -Le dicen sus amigos- ¿Por qué no disminuye el número de las

audiencias? Usted se está agotando más de lo debido".

-Pobres- exclama- no puedo decidirme a abreviar sus conversaciones. ¡Llegan de tan

lejos! ¡Son tan desdichados! Lo único que podría hacer para que no vinieran más es

fingirme loco. Pero eso no sería digno de un sacerdote. El sacerdote está para

desgastarse por las almas. ¡Mientras tenga un poquito de energías esa será totalmente

para nuestro Señor y para la salvación de las almas!.

Ya va a ser la una de la tarde. Los calambres atacan sus piernas. Su estómago, tan mal

desayunado, reclama alimentos, su cabeza ya no da más. Pero no borra por eso la

sonrisa de sus labios. Hasta el último de los visitantes es bondadosamente recibido.

Llega el comedor. Ya los religiosos han salido a dirigir el recreo de los jóvenes. El

lugar que ocupaban los superiores, alrededor de Don Bosco, lo ocupan ahora un grupo

de jovencitos que con cariño filial vienen espontáneamente a hacerle compañía. Ríen

con sus chistes, se emocionan con sus historias y de vez en cuando reciben una palabrita

especial para el alma. ¡Se les pasan tan rápido los minutos oyendo al buen Padre!.

Alcanza luego estar unos minutos en el recreo viendo con alegría cómo juegan de

bullangueros sus muchachos en el patio. Él siempre les repite: "Tristeza y melancolía,

fuera de la casa mía. El triste o es malo o está malo. Un santo triste es un triste santo".

Quizá en ningún otro colegio del mundo haya tanta alegría como en aquella casa, la

primera fundada por el gran educador.

¡Las dos de la tarde! La campana interrumpe la charla paterna y los jóvenes vuelven a

su estudio o taller. Para Don Bosco es tiempo sagrado. Durante más de una hora no

estará para nadie. Está rezando. En la casa todos los saben, y todos respetan ese

apartamiento de un corazón que tiene tantas obras que encomendar a Dios, tantas almas

de amigos y bienhechores por quienes rogar, tantas luces y fuerzas que implorar para

poder seguir adelante con su apostolado, ¡tantas acciones de gracias que rendir al buen

Dios!.

Pasadas las tres de la tarde. Sale de su habitación para irse lejos. Allí nadie lo dejará

en paz por un largo rato. Y tiene varios centenares de cartas que contestar. Con un

voluminoso paquete de cartas, papel y sobres, sale para casa de algún amigo, donde

nadie pueda hallarlo. Allá le tienen todo preparado: Una pieza alejada donde nadie vaya

a molestar. Mesa, tinta, etc. Y por varias horas estará allí contestando cartas, porque

jamás deja una misiva, aún la más humilde, sin darle una amable contestación. Varias

tardes sale a buscar ayuda para sus niños pobres.

A veces, al salir por la tarde de su Oratorio, va tan rendido, tan lleno de sueño, que ni

sabe a donde se dirige. Se acostó muy tarde, se levantó muy de madrugada, ha trabajado

mucho. Su organismo no resiste más. Entra a la humilde piecita de un zapatero y pide

que lo deje sentarse en un pobre taburete a descansar. Y allí se queda dormido. Otras

veces entra a una tienda solitaria y pide permiso para sentarse en un rincón y queda

profundamente adormecido. La gente pasa y exclama: "Miren ese es el famoso Don

Bosco". Hay días en que duerme más de dos horas. Al despertarse llama la atención al

zapatero o al dueño de la tienda: "¿Por qué no me han despertado antes?" "Ah, Padre,

parecía Usted tan cansado que era un pecado despertarlo". Las horas siguientes las

empleará escribiendo o yendo a buscar ayuda para sus obras.

Las cartas que escribe en aquellas tardes son siempre salpicadas de cariño y de palabras

provechosas para el alma. Jamás una palabra dura. Jamás una crítica a nadie. La más

exquisita gentileza con todos. Parece un hombre de la más alta clase diplomática. Este

pobrecito pastor de vacas, que a los 15 años todavía no había ido al colegio por ser tan

pobre, ahora se cartea con las personas más importantes del país y muchas del exterior,

y sus cartas son modelo de cultura, de bondad y de celo por el bien de las almas.

Las seis de la tarde: Los médicos le han dicho que no escriba después de esa hora por

que sus ojos le arden mucho. Ordena sus papeles y vuelve a casa. Por el camino pasa

por frente de la Iglesia de María Consoladora. Ah, esa Iglesia, si que le trae recuerdos

afectuosos. Allí fue a llorar cuando murió Mamá Margarita, y declaró a la Virgen

Santísima que Ella tenía que ser en adelante su Madre Amantísima. ¡Allí a entrado

tantas veces a rezar, y nunca sus oraciones han dejado de ser escuchadas! Se arrodilla

frente la imagen de María Consoladora y casi solo, en medio del vasto silencio del

templo se entrega a una filial plegaria.

Unos pasos más y ya está en casa. Allí lo están esperando sus salesianos. Ellos saben

que esos primeros minutos de la noche los dedica a dar dirección espiritual a sus

religiosos que tanto ama, y ahí están junto a su habitación aguardando para darle cuenta

de sus problemas de conciencia y recibir sus consejos que aceptan como venidos de un

mensajero de Dios. Aquella es una ocasión formidable para infundir su espíritu en los

que habrán de continuar su obra, y emocionarlos para esta labor dificilísima de educar a

la juventud pobre. En estos coloquios con sus salesianos les va enseñando todos los

secretos para lograr hacer el mayor bien posible a la juventud, al mismo tiempo que se

les presenta una imagen agradable y simpática de la religión católica y de sus

sacerdotes.

Las ocho. La cena en familia. Don Bosco llega puntualmente. Bendice la mesa y

preside la comida. Un rato de lectura de los evangelios y de algún otro libro instructivo

y agradable, y luego charla general. Hay en la casa de Don Bosco una alegría que parece

explotar. –"Denle una alegría más a Nuestro Señor- les pide continuamente – denle una

alegría al buen Dios estando siempre alegres y contentos". – Y él mismo da el ejemplo.

Nunca nadie lo ha visto triste, ni con el rostro de mal humor.

Van saliendo los salesianos y muchos alumnos, al patio a jugar. Pero un numeroso

grupo se acerca a la mesa de Don Bosco. Lo rodean como hijos cariñosos. Para ellos

este santo sacerdote es todo, después de Dios. ¡Cómo lo observan! ¡Cómo lo escuchan!

¡Hacia él no hay ningún temor!. ¡Para Don Bosco todo es cariño y simpatía!. Aquel

último rato de la jornada lo pasan felices oyéndole charlas amenas y provechosas, y

también contándole cada uno con toda confianza, como a un buen papá, lo que el

corazón le aconseja. ¡Son ratos inolvidables!. Para toda sus vidas recordarán aquellos

jóvenes los recreos pasados junto al más simpático santo moderno.

¡Las nueve! La campana pone fin al recreo. Súbitamente callan las conversaciones y los

jóvenes se van a un extremo del patio a rezar las oraciones de la noche. Don Bosco se

halla en medio de estos, más devoto que todos los demás. Su voz de tenor se eleva un

tanto sobre el conjunto cuando rezan ciertas oraciones, especialmente el Padrenuestro,

que es su oración preferida. Terminada la plegaria, lo ayudan a subirse a una tosca silla.

Al verlo aparecer, sonriente, por encima de las cabezas de los ochocientos alumnos,

todas las frentes se levantan, todos los ojos brillan de emoción. Luego un religioso

silencio. Don Bosco va a hablar. Todos se fijan en él, y lo escuchan con perfecto

recogimiento. Ese discursito de cada noche lo llama él "las buenas noches" y le ha

producido maravillosos resultados durante docenas de años. Unas noches cuenta alguno

de sus famosos sueños. Otras narra un hecho importante sucedido en estos días, para

sacar alguna enseñanza. Algunas veces anuncia muertes que van a suceder dentro de

muy poco, etc., etc. Esta noche quiere hablar de lo que todo vieron hoy en el paseo:

"Esta tarde pasamos por los campos donde están cosechando el trigo. ¿Vimos con qué

alegría los campesinos recogen las gavillas de espigas llenas de granos? ¿Quieren saber

que tanto recoge cada uno? Pues eso depende de lo que haya cultivado. El que cultivó

poco recoge poco, y el que cultivó mucho recoge mucho. Así será en nuestra vida.

¿Quieren saber que tantos éxitos van a tener cada uno? Eso depende del esfuerzo que

cada uno hace ahora por prepararse. El que estudia y se prepara mucho, tendrá muchos

éxitos, pero el que no se prepara tendrá pocos triunfos.

"Buenas noches", contesta el inmenso coro de ochocientas voces, y todos se van a sus

dormitorios a descansar.

Algunos vienen a despedirse personalmente del santo y a besarle la mano, señal de

cariño y muy frecuente hacia los sacerdotes en Italia, y él aprovecha para dar los últimos

consejos del día.

Luego vienen los superiores de la casa a contarle cómo anda todo y a pedirle consejos y

órdenes, y a recibir palabras de aliento que tanto necesita para esa labor tan difícil de

educar niños pobres.

Son las once. El último de los salesianos se ha ido. La jornada parece terminar. Él goza

plenamente a la vista de tan espléndida tarea que el Señor le ha encomendado.

Si sus ojos lo permiten escribe una media hora, muchas veces al sonar la campana para

levantarse está todavía escribiendo. Gustan tanto a la gente los libros que Don Bosco

escribe, y ¡hacen tanto bien a las almas!.

Las once y media: Abre la puerta que da al balcón y levanta sus ojos hacia la cúpula

del Templo de María Auxiliadora. Su mirada descubre allí la estatua de la Virgen

Santísima, que él tanto ama. Hacia Ella se eleva el último suspiro de su fatigado corazón

al terminar la jornada: "Madre querida, Virgen María: haced que yo salve el alma mía".

Eso dicen sus alumnos por consejo suyo antes de ir a descansar, y eso lo repite él mismo

con fervor de santo.

Ahora a descansar. ¿Pero podrá descansar? Quizá en esta noche el cielo tenga algún

importante mensaje por medio de uno de sus misteriosos sueños.

De todos modos, mañana a las 4:30 ya estará en pie otra vez el gran Don Bosco, para

empezar una nueva jornada por ¡el Reino de Cristo! "Descansaremos en el Paraíso",

repetía alegremente.

ora lucha confia

                       ORA, LUCHA Y CONFIA

 

          1. INTRODUCCIÓN.

      El MAC, como sabemos todos, tiene su misión en los niños y jóvenes de barrios marginales. Esto es fundamental para ser miembros de nuestro movimiento: difícilmente se puede estar en un movimiento si no sé esta de acuerdo con la propia razón para lo que fue creada.

      Como hemos dicho antes tenemos una misión que cumplir: ¿y cual misión es esta?. La de extender el Reino de Dios a nuestro al rededor, y con mas ahínco a los niños y jóvenes de nuestras barriadas. Y no nos podemos quedar aquí, sino que donde quiera que nos relacionemos: en el mundo del trabajo, el las escuelas, con los vecinos; no podemos ser cristianos de 6 a 10 sino desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

      Y ser cristiano implica un testimonio, vamos a ver un ejemplo: nuestro amigo Juan es testigo de un accidente de moto, entonces lo lleva a declarar en el juicio ¿porque?, Pues por que él es el que lo ha visto, y nadie más. Le harán preguntas y él es el único que sabe la verdad. Le pondrán en duda, le harán mil pregunta: Pero él es testigo de este accidente, y tiene la obligación de decir la verdad. Lo mismo nos pasa a nosotros: Somos testigos de ese Xto resucitado.

     En 1 Co 10, 31‑33 San Pablo nos dice que todo lo que hagamos, lo hagamos para nuestra santificación y no dar motivos de escándalo sino seria una hipocresía por parte nuestra no cumplir lo que predicamos.

      Pero a nosotros nos implica mas: tenemos que extender el Reino, no nos podemos quedar sentados, tenemos una misión que "cumplir". Para eso el Movimiento nos manda a los salones a ser portadores de la Palabra: esto significa ser Apóstol. Cuando leemos los consejos que da Jesús a sus Apóstoles nos damos cuenta que es muy difícil de seguir y muy comprometido, hay que dejar las comodidades, para salir fuera del cascarón sin techo que cobijar­se. Podemos leerlo en Mt 10, todo un capitulo de recomendaciones y profecías para los que queramos seguir siendo Miembros de MAC. Recomiendo su lectura y meditación sobre ella.

      Es un desafío de uno mismo dejar todo lo que nos apetece, negarse a sí mismo e ir siguiendo los pasos, a veces obscuros, de la Voluntad del Padre, para luego, no ver los frutos, o mejor dicho, no queramos ver los frutos: esta es la confianza, Ya lo veremos después.

 

          2. ORA.

 

     Como hemos dicho anteriormente el cristiano por donde quiera que vaya debe de dar testimonio al mundo, ser luz entre las tinieblas. Pero para ello tiene que haber sucedido algo fundamental: el contacto con Dios. ¿Como Juan puede ser testigo de un accidente que no ha visto?.

      Este contacto se hace mediante la oración, que más tarde desembocará en una necesidad de sacramentos, que ya hablaremos de ello mas tarde. Siempre se nos habla de la necesidad de la oración.

     Pero, ¿sabemos que es la oración?, la oración no es mas que la conexión entre el mundo nuestro y la Voluntad del Padre. Sabemos que fuimos creado por él para que le demos Gloria; que, a través del pecado, nos hemos alejado de Él; pues bien, la oración no es mas que la comunicación perdida entre El y nosotros. Resulta más fácil entrar en oración cuando hemos confesado recientemente, y es precisamente por esto. ¿Tenemos esta experiencia?. Adán y Eva, en el Edén, oían la voz de Dios.

      Pero volvamos a nuestro ejemplo, Juan para ser testigo lo primero que tiene que decir es que lo ha visto, lo ha vivido; pues seria un mal testigo si le hubiese visto de reojo o que lo hubiese visto un segundo después. En la oración siempre se nos da una experiencia y tenemos que buscarla pues es aquí donde nos alimentamos de Dios.

      Hay distintos tipos de oraciones: de alabanza, de petición, de compromiso, confiada, si queremos profundizar sobre ellas diremos las tres clases de oraciones, que según Santa Teresa hay:

                1.‑ Oración noria. Consiste en el rezo de oraciones repetitivas, Ejemplo, el Rosario, los siete padrenuestro a San José, o jaculatorias: En la etapa inicial de un cristiano es la más conveniente, sin que por ello signifique un menosprecio. Cubos tras cubos de agua llegan a penetrar y dar vida a la tierra.

                2.‑ Oración acequia. Quiere decir que se deja llevar por un camino, puede ser la Biblia, o cualquier libro de oración, la meditación de un texto te lleva por las acequias empapando la tierra a su paso.

                3.‑ Oración lluvia. La más buena de todas, la que llega a todas partes. La contemplativa, más difícil de todas, aunque no la más eficaz (la más eficaz es la que Dios te pide en cada momento que hagas).

      Nosotros hemos tenido experiencias en la oración: algunas buenas, y otras no tan buenas. Seguro que todos hemos tenido la necesidad de orar de una forma o de otra, nos sentimos enamorado de Xto y tenemos que ir, y esto nos lleva a la unión con Él mas intima: los sacramentos, La reconciliación y la comunión. Esto es precisamente lo que debemos transmitir a nuestros equipistas, la necesidad de relacionarse con Dios, y de aquí los sacramentos.

      Ahora vamos a intentar decir cual son los pasos de como hay que inicializarse en la oración:

                1. Hay que descubrirla: mediante libros o en oración comunitaria. Hay que hacer ver al equipista que no se trata de pasar el rato, cubriendo un compromiso; hay que hacer que vea los beneficios. La búsqueda de la comunicación perdida.

                2. Una vez hallamos encontrado el gusto, la necesidad de la oración, entonces nos encontraremos en una actitud de amar a Xto. Hágase en mi según Tu voluntad. Nos dejaremos llevar por el Espíritu.

                3. El amor significa lucha, desarraigo; seguir a Xto no es fácil, pero sin embargo le amamos, es el desafío que nos hace: Ven, y sígueme.

      Para ser responsable hay que tener un claro concepto de la oración: es fundamental, pues si no tenemos oración, solo le podremos dar nuestra persona, un amigo, o un punto de referencia, y nos convertiremos en profesionales de apostolado cayendo en la tentación de querer ser el líder. El movimiento es cristocentri­co, ello quiere decir que todo gira entorno de Xto, por eso el responsable tiene que ir a El, llenarse de El, para transmitirlo.

      Y una vez dicho esto pasaremos a la siguiente consigna: Lucha, que, como hemos visto, en la consecuencia de la oración ¿para qué me sirve estar lleno de Dios, si luego me comporto egoístamente y no soy luz?.

 

          3. LUCHA.

 

     Vamos a ver lo que pasa por la mente de Juan: en primer lugar le da pereza, pues es muy "pesado" el comprometerse, mejor sé esta en casa, que en juicio, y lo segundo: tener que afrontar las molestias; Tener que ir, hablar ante el juez, contestar a preguntas poco claras, etc. Pues bien, es lo primero que nos hemos comprometido: A luchar con los niños y jóvenes. No seria consagrado el que pudiera ir a su centro, se queda en casa viendo la tele. Seria un cara dura, recolector‑de‑titulitis para "ganarse" el Cielo; Y la segunda reacción de Juan es dejarse llevar en su declaración por lo más fácil, no diciendo lo que ocurrió, sino lo que quieren que diga.

      Tenemos que superarnos a nosotros mismos, de hacernos violencia. Ver clara nuestra escala de valores, y donde ocupa nuestro apostolado. Hemos dicho un sí voluntario.

      ¡No! Tenemos que sacudir nuestra pereza, mi egoísmo, y de vez en cuando tener presente las finalidades del MAC.

      1/ Vivir y predicar el evangelio, asumiendo las Bienaven­turanzas y los consejos evangélicos: Sabemos que no llegamos a cumplirlo, pero ¿esa es razón para dejar de lado, no revisarnos?, ¿Tenemos miedo?.

      2/ Dedicación a niños y jóvenes más pobres: pero ¿a qué llamamos pobreza?, ¿Solo a lo referido al dinero?, y el niño con SIDA o con cáncer, leucemicos, etc ¿los marginamos? (Visión de campos de acción mas allá de lo que hacemos).

      3/ Vivir la sencillez de espíritu tomando a María como modelo: ¿no es verdad que algunas veces tenemos el "tarro" comido?.

      4/ Encarnándonos en los problemas de los demás: ¿sabemos escuchar a los demás?, ¿O después de escuchar un problema de un hermano nos olvidamos?.

 

     Tenemos que luchar en todos los sentidos: tanto en el interior, como en la acción. No tiene sentido que nos quedemos parados, sin hacer nada,  con nuestros propios problemas, que, porque no, a veces gordos, nos achicamos y no sabemos salir de ellos, nuestro movimiento es de acción, y esta acción significa lucha.

      La lucha no es solamente de cara a los demás, sino hacia nosotros mismo: contra el pecado, aquí cada uno sabrá por donde tiene que ir; contra sus miserias, corregir nuestros defectos, con paciencia; Potenciar nuestras posibilidades, no cayendo en vanagloria, sino poniéndolo al servicio de los demás.

     Pero la lucha no se trata de ponernos en candelero, decir "mas que yo, ninguno" y enseñar los méritos. Se trata de luchar para estar al servicio de los demás: mi Movimiento, mis compañeros del trabajo o de estudio, de mi vecina de abajo que es tan pesada; y con amor. Seria muy cómodo ser cristiano cuando estamos en los salones o una reunión de lo que sea, pero en donde se nos tiene que notar es en la calle, que sientan un "algo" especial, pero sobre todo en nuestro trabajo, que es en donde nos movemos mas horas diarias, allí es donde podemos lucha para que seamos luz entre las tinieblas. En los pequeños detalle: el compañero mas aislado, o el que tiene problemas, o acoger a uno nuevo.  Leemos 1 Co 13,4‑7 cambiando la palabra caridad por lucha.

     También se puede dar el caso que tengamos un trabajo contrario a nuestras inquietudes. Ej. Una trabajadora social que debe aconsejar algo de planificación familiar, se va a encontrar en casos de aborto o vasectomía, que para unos cristianos son cosas muy graves, o un camarero que descubre al dueño vendiendo droga, y muchos casos en que nos debemos plantear si es licito seguir trabajando o no. Si es una cosa accidental o no la es, etc.

 

          4. CONFIA.

 

     Hemos visto a nuestro Juan como es testigo de un accidente de moto, ir a juicio y decir lo que ha visto; al regresar a casa esta contento porque sabe que ha hecho todo lo que he podido y tiene la conciencia tranquila.

     Es lo que tenemos que llegar a sentirnos cuando nos acostar­nos: de saber que hoy hemos hecho algo a favor del Reino, ¿y para que, si mañana no lo veo?. Eso no importa: no estamos aquí ver los frutos. Estamos para transmitir la buena nueva a los niños y jóvenes y basta: que nos falla un niño, pues seguro que vienen otros; y un equipo, no te preocupes, forma otro. Lo importantes son dos cosas: no desesperarse, y saber en que se ha fallado, si es que has fallado.

      Cuando María se le apareció un ángel cuando estaba en oración se puso en manos de Señor: "hágase Tu voluntad". Nosotros no tenemos la confianza que tuvo Ella, pero si podemos imitarla: Si hemos dicho que si a una serie de "compromiso", pues si somos consecuentes con ello, tendremos que decir que no a la comodidad, por ejemplo, nos hemos de confiar a nuestro Movimiento y ponernos a su servicio, no importa si lo veo o no. ¿Acaso María sabia lo que implicaba ser la Madre del Salvador?.

      La confianza implica una obediencia, pues si no obedecemos ello quiere decir que pensamos que se equivoca, entonces ya no confiamos. Si obedecemos al movimiento y a la Iglesia es signo que estaremos en sus manos. Cuando cantamos que queremos se arcilla entre sus manos, decimos "hágase en mi tu voluntad".

      También hay que confiar en nuestras cualidades, no te achiques, ya que Dios nos a puesto unos talentos a nuestra disposición. Y no que hay que desaprovecharlos, no debemos. Pero algunos no sepamos llevar nuestros talentos... Como hemos dicho antes, pongamos nuestra persona, aunque creamos que sirvamos para nada, a nuestro movimiento que seguro que tienen una función para nosotros.

      Tenemos que confiar en alguien que nos guíe, nos aconseje, y nos arrope cuando tenemos momentos de confusión, no es bueno en quedarse aislado en momentos de vacilación. Nos ponemos en contacto con alguien que tengamos confianza y, por supuesto, tenga las ideas claras. Difícilmente nos puede ayudar una persona de fuera del Movimiento en una cuestión de él.

      Una señal de la confianza es la alegría, pues es un hombre despreocupado, capaz de transmitir optimismo ante las dificultades. Un cristiano que va por la vida intranquilo por causa de los bienes materiales, no puede dar un buen testimonio porque transmite inquietud por un segundo dios. Si bien Dios no quiere que seamos mendigos.

 

Pequeña charla de Adviento para salones

Hoy estamos aquí para hablar del Adviento, pero ¿qué es el Adviento?. Como sabeis es el tiempo antes de la Navidad. La Iglesia nos propone dos periodos de preparación para los dos acontecimientos mas importantes de la historia: el Nacimiento y la Resurrección de Xto; El Adviento y la Cuaresma.

 

Somos tan   que necesitamos un tiempo para preparar la venida de Jesus

 

Preguntar a uno o dos como se llaman (procurando que no sea nombres de grandes santos) y preguntarles si conocen la vida de sus Santos (poner en relieve que muchas veces nos dejamos llevar por lo superficial)

 

Pues precisamente este tiempo es para que no ocurra como el dia de nuestros Santos: un dia en que todo el mundo nos felicita y olvidarnos de nuestro santo protector. Es tiempo de preparar nuestros corazones para esta gran Noche.

 

Este tiempo es un tiempo de gracia dondo se nos invita a reflexionar lo que es la Navidad para cada uno de nosotros, a hacer el atillo en nuestro corazon. ¿sabeis que es el atillo? Es la primera ropita que le llevan al niño al hospital.

 

Preguntar si han visto las prendas, y el mimo con que los padres y abuelas ponen en los preparativos antes de salir para el materno..

 

Es tiempo de oración, de confesarse, de comunión, de meditación ... con el fin de ablandar nuestro corazon que a lo largo del año lleva muchas cosas inutiles, pesadas, muchos ruidos.... y pones paz, serenidad, amor, caridad....

 

Esto es lo que nos propone la Iglesia: en madurar la venida de Jesus, y que no sea un dia de fiesta, de comilona con la familia, ¡que eso es muy bien! Pero hay que saber el porque profundo, como hijos de Dios.

 

Ahora hay luces en las calles, mucha gente en las calles comprando regalos y cosas buenas de comer, se prepara cosas para la Noche Buena y para la Noche Vieja.

 

Preguntar por los preparativos en sus casas. Procurando que cuente las compras que han hecho (comsumismo)

 

Mirad como se pasó el primer Adviento, leamos despacio el Evangelio (Lucas 1, 26-38)

El angel Gabriel se le aparecio a Maria para decirle que iba a tener un niño de nada menos que del Señor, imaginaros el susto que tendriamos si se nos apareciera un angel y nos dijera eso. (reacciones). Pues Ella dijo sencillamente “He aquí la esclava del Señor, hagase en mi su volutad” ¡que difencia hay entre la fé de Maria y la nuestra!  Un ratito de silencio .

 

Y que pasó con Jose, su esposo, ¡como decirle que iba a tener un niño de Yavé! La cosa no fue facil en estos dias para Ella. Leamos que paso (Mt 1, 18-25). Jose que era justo ante los ojos de Dios, decidio abandonarla, no entendia lo que pasaba; su querida esposa estaba embarazada, no lo tenia claro; en ves de apedrearla publicamente, como mandaba la Ley, decidio abandonarla. Pero claro esto no podia quedar asi; pues era una cosa fuera de toda logíca humana; se le aparecio en sueños un angel que le explico la situación.

 

Imaginaros la angustia de Maria y Jose. Y para colmo es esta fecha aparecio un edicto, un mandato del Cesar en que tenian que empatronarse en su ciudad de origen. De modo que viajaron hasta Belen, la Virgen Maria ya estaba avanzada su embarazo. Por aquellos tiempos se viajaba en carabanas, juntos, por miedo a los bandoreros; podemos imaginarnos a Maria siguiendo el ritmo que imponia el jefe, solamente descansando a la hora de comer y de dormir, en campamentos improvisados, y de dia montada en una burra. ¡no, no fue facil el primer Adviento!

Historia de un cartel

Un films que gano el corto de 4 minutos en el festival de Cannes. La verdad es que es sencillo y bonito y hace recordar que todo se puede escribir de muchas formas.

EL PEREGRINO

EL  PEREGRINO    

 

Al fin de su vida, un hombre echó la mirada atrás y vio que, a todo lo largo del camino, había cuatro huellas de paso en la arena, las suyas y las de Dios. Pero, en los momentos difíciles, ya no había más que dos. Sorprendido, e incluso muy apenado, le dice a Dios:”veo que justamente en los momentos difíciles me has dejado solo…” “¡que no! Le contestó Dios, en los momentos difíciles no estaban más que las huellas de los pasos míos porque entonces… te llevaba en mis brazos...”

PROGRAMACION PARA DICIEMBRE

Hola a todos los de la comunidad. A continuación os especifico los dias que tendremos alguna actividad en común:

- El 9 de Diciembre (jueves) nos vemos en la Formación de Bonaire a las 9:00.

- El 11 de Diciembre (sabado) a las 4:30 nos vemos en el Navidarte en la Parroquia del Wally

- El 17 de Diciembre (viernes) tendremos oración en la parroquía de Dos Hermanas (9 de la noche)

- El 19 de Diciembre a las 4:30 nos vemos en la Plaza de la Constitución para la Pastoral de Navidad.

- El 26 de Diciembre (si queremos) nos vemos para ver los Belenes

- El 1 de Enero, Misa de la Paz en la parroquia del Wally

Comentario de Ana

HOLA,QUERIDOS BLOGIANOS, SEGURAMENTE, NOS VEAMOS MAÑANA EN LA OORACION, DE TODAS FORMAS HOY QUERIA COMPARTIR CON VOSOTROS UN RATITO,HE ESTADO HABLANDO SOBRE EL TEMA DE SÀHARA Y HAY Q PEDIR MUCHO POR ELLOS , CUENTA GENTE DE ALLI CERCANA, Q SE OYEN LOS GRITOS DE LA GENTE Q EL GOBIERNO MARROQUÌ ESTÀ TORTURANDO, ES INCREÌBLE Q ESTO ESTÀ PASANDO EN NUESTRO TIEMPO Y Q PASE DESAPERCIBIDO, CREO Q LA TORTURA NO SE JUSTIFICA EN NINGUN CASO.
DE TODAS FORMAS NO PODEMOS HABLAR A LA LIGERA PERO NO POR ELLO DEJAR DE HABLAR,NO SE PUEDE PERDER ESA RESPONSABILIDAD DE SER CRISTIANOS, COMO DECIAMOS EN LOS EJERCICIOS EL DIOS DE LA TIERRA...,CADA UNO DE NOSOTROS...
ANA
(Me he permitido de traer al muro un comentario de Ana que estaba por allí perdido. Miguel)

Entre yekuanas y sanemas

Rene

Entre los yekuana El francés René Bros ha vivido 45 años con los indígenas en la cuenca del río Caura, militando en la entrega total a su causa, insertado o, mejor dicho, inculturado

Nació tan lejos como en Galgan, una localidad de Aveyron-Rodez en el Valle de La Garona, provincia de Toulouse (Francia). Desde 1965 vive al sur del estado Bolívar, allá donde el viento se devuelve. Es un seguidor de dos cristianos que cambiaron su vida: su tocayo el filósofo René Voillaume y el ex militar y explorador que se hizo sacerdote, Charles de Foucauld. La entrega total a un pueblo en condiciones de pobreza y colonialismo caracterizó a estos dos hombres.

Voillaume entró en la historia de la espiritualidad cristiana y religiosa al fundar la congregación de los Hermanitos de Jesús; impulsó, asimismo, varias asociaciones y movimientos sacerdotales y de laicos a partir de los escritos e intuiciones de Carlos de Foucauld. Este último nació el 15 de septiembre de 1858 y murió asesinado el 1 de diciembre de 1916 con poco más de 58 años. Ya a los 43 había iniciado su opción fundamental instalándose en Beni-Abbés, en el corazón del Sahara argelino, donde se dio cuenta de que había un pueblo por evangelizar y un ministerio que realizar. Foucauld vivió dieciséis años en tierras argelinas, y especialmente once entre los tuaregs hasta que llegó su muerte como acto supremo de entrega a imitación de su hermano mayor Jesús de Nazaret.

A su modo, en su propio tiempo y en estas tierras, René Bros ha imitado la obra de Foucauld.

Sobre la misma tierra

Bros ha creado lazos permanentes con los yekuana, con los sanema-yonoama y también con los hoti, quienes se han salvado de la civilización porque no forman grandes poblados sino que más bien son casi invisibles pues se esparcen por la selva. Durante 45 años, viviendo con los indígenas, trabajando con ellos, soportando las lluvias junto a ellos, enseñándoles a leer y escribir para que perpetúen sus tradiciones orales, ha creado lazos.

Y ahora vive su desespero ante los peligros que encierra la depredación ciega de la minería. Bros sabe que los tuaregs y los indígenas venezolanos tienen más en común de lo que podría pensarse a primera vista: “Los pueblos indígenas son muy vulnerables porque la conciencia la conservan algunos viejos”, dice. “Nuestro mundo actualmente está trabajando con el mimetismo a través de los medios. Esa cultura, la indígena, es como un tejido sin nudos, y eso se deshace muy fácilmente”.

Estamos hablando de hombres proclives a entregarse en causas difíciles mas no imposibles. Charles de Foucauld vivió la explosión de la era industrial, era militar y fue enviado a Argelia. Allí nació su pasión por África del Norte. Estuvo en Setif −altiplano de Argelia− en misión, y luego más al sur, en el Sahara. Viajó a Nazaret y regresó a Argelia. Estuvo en Libia, luchó contra el colonialismo. Vivió entre los tuaregs y entre los tuaregs lo mataron. En el desierto encontró su destino, su razón de ser, como Bros la ha encontrado al sur de Bolívar. ¿Desierto y selva no vienen a resultar la misma cosa, es decir, un buen escenario donde trabajar entre los hombres, con los hombres?

El compromiso

Nació en el seno de una familia de campesinos. Entró en el seminario pero allí cayó en sus manos el libro En el corazón de las masas, de René Voillaume. Esa lectura cambiaría su vida. Salió del seminario sabiendo que la vida religiosa y la contemplativa se viven en el corazón de las masas. Por eso no se quedó en el seminario, porque sintió la necesidad de estar en el mundo, con los demás.

Cuando hizo su servicio militar obligatorio, en los años sesenta, a René Bros le tocó como destino, durante dos años, Argelia. Con mayor exactitud, Setif. Fue allí donde comenzó la rebelión de Argelia, El lugar donde Foucauld también había estado destinado. Esas coincidencias del destino jamás son gratuitas. Al ser relevado del servicio, una vez liberada Argelia, se quedó Bros unos días y vio la fiesta que se armaba en la ciudad. Lo invitaron a seguir la escuela de oficiales pero lo de él era otra vida. Creó una ONG −con apoyo financiero del Estado francés− para dar comida a los limpiabotas que eran huérfanos de guerra. Después, él y varios amigos entregaron las reservas y equipos al Frente de Liberación Nacional.

Regresó a Europa para hacer el noviciado. Lo hizo en Zaragoza y en el sur de Francia. Luego, Venezuela. Había ocurrido algo antes: en 1957, y a través de la Fundación La Salle, el padre Voillaume fue contactado por el nuncio apostólico de Venezuela. El nuncio pedía hermanos que quisieran ir a la zona del Caura. Le contestaron que la cosa estaba bastante difícil… pero no imposible. Así fue como en 1958 llegaron los primeros hermanos. En 1965 llegó René para reforzar. Aquellos fueron los primeros pasos de los hermanos de la congregación en Venezuela, pero vinculados a través de la Fundación La Salle. En especial, el célebre hermano Ginés actuó como enlace. Lo difícil estaba en apostar por la inserción del misionero en la cultura indígena, pues era eso lo que se esperaba de los seguidores de Foucauld: incluso, inculturación.

René vino en barco en aquel año de 1965, doce días de travesía. Fue recibido por la gente del colegio La Salle de Tienda Honda ­—todavía está el colegio allí­—, con quienes quedaría eternamente agradecido. Del puerto de La Guaira se fue a La Carlota, y de allí, en un avión de búsqueda y salvamento, al sur del estado Bolívar. A Santa María de Erebato llegaría durante la Semana Santa de aquel año. Tal ha sido su enclave durante este tiempo: esa población perdida en el medio del Caura. Su primera comida no la olvidó nunca: el picante lo dejó sin voz. Los indígenas compartían todo con la pequeña comunidad de hermanos y hermanas que René encontró al llegar. Trabajaban en salud y educación, también en la construcción. Al mismo tiempo, intentaban desarrollar la siembra del café. Compartiría todos estos años la comida con esta gente y, en ocasiones, las expediciones de cacería. En un principio, calcula, serían unas 200 personas en total, y en años posteriores la comunidad llegó a unas 800 almas; pero luego se fue dividiendo.

Actualmente quedan unos 400 indígenas en ese asentamiento. Con el paso del tiempo sus hermanos y hermanas se fueron yendo −unos por razones de salud, otros por edad− y en los noventa se quedó René solo. O sea, relativamente solo. Dice que fue una experiencia interesante. En realidad, los indígenas no dejan a nadie solo: “Dentro del mundo indígena, la soledad no tiene sentido”. Ofrecieron acompañarle en su casa, pero él les dijo que no tenía problema en dormir solo. Sin embargo, se le consideraba —se le sigue considerando— miembro familiar. De hecho, a quien vive entre ellos, un indígena mayor de la comunidad puede decirle que lo adopta, y a partir de ese momento los hijos del indígena pasan a ser hermanos del extraño. “Y después soy padre o abuelo de las otras generaciones, dentro de la lógica del parentesco”. Agrega Bros. La amenaza Aun sin perder los nexos profundos con la gente de Santa María de Erebato, a partir de cierto momento se hizo itinerante a lo largo y ancho de esa zona selvática marcada por el tercer río más caudaloso del país, el Caura. Trató de abarcar otras comunidades.

René, lo dice sin ambages, ha sido feliz entre esos seres que lo adoptaron, y esa sensación de compañía, de compartir cosas, la ha sentido siempre con ellos. Le gustaba de esa gente la comunicación entre las diferentes generaciones de la misma comunidad, aunque eso, debido al contacto con el mundo civilizado, se ha ido perdiendo. Ahora hay choques generacionales, algo que antes no se veía. Además, observa un dilema: ya no hay refugio para los indígenas frente al poder de la invasión civilizatoria.

El Señor este con vosotros.

El Señor este con vosotros.

 Al empezar la Santa Misa, y después de hacer el signo de la Cruz, el sacerdote dice: “El Señor este con vosotros” y respondemos “y con tu espíritu”. Puede quedar en un simple saludo, no comprendiendo la profundidad de inicio de la Eucaristía.

 En la Misa el sacerdote esta representando a Jesucristo, o sea que nos dice: Estoy  contigo, Julio, Ana, Rafael, Raquel, Antonio… (Que cada uno ponga su nombre ¿no es maravilloso?). Jesús no vino para salvar al hombre, sino a cada persona, individual.

 El ángel S. Gabriel lo primero que dijo a María: “Salve, llena de Gracias, el Señor esta contigo” (Lc 1, 29) Esto, creo, que no es casualidad: el mismo saludo. La Virgen María “se turbo ante estas palabras.” (Lc 1, 30); Yahvé solo se había manifestado a su pueblo a través de los profetas, un Dios lejano al hombre, entonces ¿Qué era aquel saludo?.

 

Nosotros le contestamos: “y con tu espíritu”. Se puede no entender esta contestación; Maria se turbo, pero nosotros sabemos que el Señor esta dentro cada uno, por esto le respondemos esto: su espíritu es la Iglesia, pertenecemos a la Iglesia.  María es Madre de la Iglesia.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

SÉ TODOS LOS CUENTOS

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan
con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

Un cuento africano

                                               EL ÁRBOL

 

 

Jesús es para mí como un árbol” suelta Magdalena, una abuela africana, a bocajarro. “¿Cómo es eso? Cuentamelo”. Le pregunté curioso.

“Bueno,- dudó-, El tiene las raíces profundas; por eso no le falta nunca el agua y da buena sombra. Nunca pierde las hojas y da gusto quedarse sentado a su lado. Se está fresca y en paz. Te puedes apoyar en él con familiaridad ; no te va a echar de su lado y hay sitio para todos. La tormenta no lo rompe ; su madera aguanta el temporal. Sus frutos son más dulces y exquisitos que los del mercado, y, además, son gratis.”

 

SALUDOS A TODA LA COMUNIDAD

Muy buenas a todos y todas en la Comunidad de la Esperanza, solo quiero felicitar esta iniciativa de tener el blogs, mi hermano ya me lo había comentado pero hoy chateando por skype me dijo que publicara algo. Y lo que se me ocurre es felicitarlos por tener esta oportunidad para poder compartir nuestra fe, nuestros anhelos y nuestras flaquezas. Aquí en Venezuela hay muchas cosas que no están bien en esta sociedad que cada vez es mas insegura y está llena de corrupciones que ni se imaginan. En fin, existe esto, pero también existe mucha hambre de Dios, y uno no sabe el bien que hace hasta que se lo agradecen en el futuro casi siempre.

Tengo muchas ocupaciones en el trabajo, hemos conseguido logros en este semestre, aumentamos la matricula un 20%, tenemos nuevos centros educativos en todo el estado Bolívar, se esta fortaleciendo el trabajo pastoral en los Centros Comunitarios de Aprendizaje, tenemos una Radio Educativa y en Valores que va tomando cuerpo, ya tengo una nueva periodista Angela, que esta haciendo un buen trabajo denunciando y anunciando noticias, injusticias y con un perfil de trabajo comunitario muy bueno. Hemos conseguido empezar con 9 cursos de capacitación laboral, y en todos ellos queremos que sean productivos, y enseñen a los jóvenes a trabajar y conseguir el pan de cada día, que es tan difícil aquí, y también allí en España. En fin hemos avanzado y eso es una bendición de Dios, en la medida que uno logra metas, aparecen otras nuevas, eso es lo bonito de la vida, siempre tienes algo que conseguir, un paso más, para construir lo que Dios quiera de ti.

En la fe me siento un poco solo, pero no faltan personas que me animan ya sea con su vida, o con su consejo, así que ese es el pan nuestro de cada día. La comunidad de San Pablo aquí esta en bajo perfil, estoy proponiendo para este año profundizar en lo que el movimiento ha propuesto, en el mensaje de Jesús, he invitado a Sixto, un sacerdote que se salio de cura, vive en la Lucha, pero sigue con sus inquietudes, para que nos de una catequesis cristologica aplicada a la vida, desde su experiencia y haciéndonos profundizar en nosotros nuestra esencia, desde donde tenemos que partir, creo que se animaran muchos, no se si se quedaran todos, he invitado a todos los que han pasado por nuestras manos, por la de tantos misioneros que estuvieron aquí en Venezuela. Claro los que están en Ciudad Bolívar. Además de otras personas que son cercana a mi, o que están caminando con nosotros ya sea en el trabajo o en la vida cotidiana del día a día.

Estoy desde que llegue a Bolívar, con muchas cosas, si Dios quiere termino unos estudios universitarios, Licenciado en Educación con un rol de enseñanza de los aprendizaje en Matemáticas, eso me tenia pendiente, pues estoy de alguna forma ilegal en mi puesto de trabajo, pues necesito esa licenciatura, la tengo en España, pero en Ciencias Exactas, pero no la tenia aquí. Estamos cerrando el proceso y quizás para principios del año que viene se realizara el acto de grado. En fin, uno nunca acaba de aprender cosas en la vida. Tengo mucha tarea para cerrar esta licenciatura pues es a base de proyectos que tu aplica en el aula, aprendes haciendo, tiene una metodología innovadora y no crean es muy exigente, uno aprende de verdad las cosas, no por encima. Si consigo esta meta, sera una carga que me quite de encima y pienso que estaré un tiempo descansando, unos meses, despues seguro que me meto en otras cosas, pues siempre quiero crecer en lo que me compete en mi vida profesional, pastoral o conyugal. 

Espero que también sus sueños se vayan haciendo realidad, se que algunos de ustedes esta un poco regular por circunstancias laborales, ojala eso vaya cambiando pues es muy necesario el trabajo para cubrir las necesidades básicas y nuestras metas personales, siempre tengo presente a Tranqui, que llevaba un tiempo sin trabajar, no pudimos compartir mucho en estas vacaciones, pero te tengo presente en mis oraciones. La verdad es que no compartimos mucho de nuestra fe comunitaria, cada uno donde esta, pero en fin, quizás de forma virtual podamos hacerlo, pues hoy en día  casi todos tenemos internet, sino en casa en el trabajo asi que bailemos al son de reino, y compartamos nuestras experiencias, sean más ricas o mas pobre eso es lo de menos, lo importante es lo que descubrimos en el día a día, y que lo compartamos. 

Un saludo final para todos, de uno que os quiere desde Venezuela, estamos a la orden como dicen aqui, y siempre que pueda y me acuerde leeré sus mensajes. Chaito.

Adviento - Yo no soy tonto...sé de quien me he fiado

Adviento - Haz latir el corazón del mundo

Viaje al interior

Diego no conocía la mar. El padre, Santiago lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de las altas montañas de arena, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
“¡Ayúdame a mirar!” Eduardo Galeano

Tú también eres “Diego”

-Todos somos un poco “Diego”, necesitamos pedir ayuda, pero no para mirar, aunque también, sino para sentir, para descubrir la inmensidad de nuestro mundo interior, la grandeza y belleza de todo cuanto nos rodea y la sensibilidad para “ver” en todo a Dios o, si quieres, algo más grande que nos sobrepasa.

Dentro de cada uno de nosotros hay un espacio inexplorado que nadie puede abarcar. Se llama “interioridad”. Es una extensión ilimitada, un hueco inmenso y está en una dimensión más profunda que nos desborda a nosotros mismos. Si me hago la pregunta “¿quién soy?” es como si me asomara a mi interior y gritara: “¿qué pasa por ahí?, ¿quién anda ahí dentro?”. Y responde a modo de eco el Misterio con su silencio sonoro.

Estamos llamados a ser personas de mucha interioridad para hacernos mujeres y hombres profundos, capaces de una existencia potente y solidaria. No basta con desearlo; sólo un ejercicio paciente y constante de soledad y poner rumbo hacia dentro permite llegar a descubrir en nosotros la presencia de Alguien que es más íntimo que la propia intimidad.

La interioridad es el lugar donde se forjan las grandes respuestas, los grandes retos, los grandes interrogantes que sólo tú mismo/-a puedes y debes responder.
-------------------------------------------------------------------------------------------
PUNTOS DE LUZ PARA ESTA SEMANA:

1-¿Eres capaz de estar al menos 5 minutos al día en profundo silencio?
2-¿Has descubierto la maravilla que existe en tu interior?
3-¿Piensas que eres superficial, que te quedas sólo en lo externo: ropa, imagen…o te interesa mucho más el interior de las personas?
** Frase para recordar: “Para construir un edificio muy alto necesitamos unos cimientos profundos que lo soporten”

El rico Enzo y el indígena Orawe

“Enzo, un rico comerciante de Puerto Ayacucho (Venezuela) visita las comunidades indígenas del Alto Orinoco y se horroriza cuando ve a Orawe, indígena Yanomami, tumbado tranquilamente en el chinchorro (hamaca), mascando tabaco.

-¿Por qué no sales a pescar?, le preguntó Enzo.
-Porque ya he pescado bastante por hoy, le contesta Orawe.
-¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?, insiste el comerciante.
-¿Y qué iba a hacer con ello?, pregunta a su vez el indio.
-Pues ganarías mucho dinero. De ese modo podrías poner un motor fuera borda a tu canoa. Entonces podrías llegar más lejos en el río y pescar más peces. Y así ganarías lo suficiente para comprarte una red de nylon, con lo que obtendrías más pescado y más dinero. Pronto ganarías para tener dos canoas y hasta dos motores y más rápidos…entonces serías rico como yo!


-¿Y qué haría entonces?, preguntó de nuevo el indígena
-Podrías sentarte y disfrutar de la vida, respondió el comerciante.
-Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?, respondió satisfecho el indio Orawe”.

Cuento extraído de la revista CANIJIN (Mayo 1997)


*PUNTOS DE LUZ PARA ESTA SEMANA:

-¿Estoy satisfecho con la vida que llevo?
-¿Cuáles son mis objetivos en la vida? ¿En dónde pongo mis esfuerzos, mi lucha ?
-¿Qué cosas realmente son necesarias para vivir feliz?

** Frase para recordar: “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

No descanses

No descanses
Ya te sientas fatigado o no,
¡oh hombre!, no descanses,
no cedas en tu lucha,
sigue adelante y no descanses.
Caminarás por senderos confusos y enmarañados
y sólo salvarás unas cuantas vidas tristes.
¡Oh hombre!, no pierdas la fe,
no descanses.
Tu propia vida se agotará y anulará
y habrá crecientes peligros en la jornada.
¡Oh hombre!, soporta todas esas cargas,
no descanses.
Salta sobre tus dificultades,
aunque sean más altas que montañas,
y aunque más allá sólo haya
campos secos y desnudos.
¡Oh hombre!, no descanses
hasta llegar a esos campos.
El mundo se oscurecerá
y tú verterás luz sobre él
y disiparás las tinieblas.
¡Oh hombre!, aunque la vida se aleje de ti,
no descanses nunca.
(M. Gandhi)
PUNTOS DE LUZ PARA ESTA SEMANA:

Este poema no es simplemente una creación bella salida de un momento de gran sensibilidad por parte del autor, sino una reflexión que nace de la vida y conciencia de que en esta tierra hay que saber ir contra corriente y, sobre todo, sacar lo mejor que uno tiene, especialmente en los momentos más difíciles. El autor (Gandhi) demostró con su vida sus palabras. Ahora deberíamos pensar cada uno de nosotros qué palabras podíamos poner por escrito que realmente signifiquen y justifiquen lo que vivo, o al menos, deseo vivir.

** Frase para recordar: “Las crisis no son malas, son necesarias. Lo malo es no saber afrontarlas como es debido, no saber aprovecharlas como oportunidad para crecer”

Sé lo mejor de lo que fueres

Sé lo mejor de lo que fueres
"Si no puedes ser pino en la punta de una colina,
sé arbusto en el valle,
pero sé el mejor arbusto al margen del canal.
Sé ramo si no puedes ser árbol.
Si no puedes ser árbol, sé un poco de césped
y da alegría a algún camino.
Si no puedes ser un cervatillo, sé tilo,
¡pero el tilo más vivo del lago!
No todos tenemos que ser capitanes:
también podemos ser tripulación.
Hay algo para todos nosotros en el mundo.
Hay cosas grandes y otras más pequeñas que realizar,
y es la próxima tarea que tenemos que emprender.
Si no puedes ser carretera, sé sendero.
Si no puedes ser sol, sé una estrella;
no es por el tamaño como se adquiere el éxito
o el fracaso. Pero, por encima de todo,
sé lo mejor de lo que fueres".

PUNTOS DE LUZ PARA ESTA SEMANA:


Todo el mundo está llamado a ser algo para sí y para los demás. Es por ello muy importante desvelar este secreto que llevamos dentro de nosotros, ya que no se trata de ser lo que no somos, por muy bonita que sea la idea. Estamos llamados a ser nosotros mismos, lo mejor que podamos ser.

Queremos esta semana invitarte a pensar qué es lo mejor que tú puedes ser y darle a esta sociedad, aquello a lo que puedas sentirte llamado y, a la vez, seas capaz.



** Frases para recordar: “
“he venido para que tengan vida, y vida en abundancia” (Jn. 10,10)
”Mientras el tigre no puede dejar de ser tigre, no puede “destigrarse”, el hombre vive en riesgo permanente de deshumanizarse” (Ortega y Gasset)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres